domingo, 25 de enero de 2009

antitaurino



2 comentarios:

José Antonio Sánchez Rama dijo...

¡OLÉ!
Pues sí. Voy a contaros lo que he hecho: Hoy he buscado un gato, he cogido uno que he visto por mi calle, lo he tenido encerrado a oscuras en una habitación durante un tiempo, para cabrearlo. Al rato lo he sacado a un patio interior que tengo, para que no pudiese escapar y ha estado correteando por el patio un buen rato. Yo lo dejaba, para que se cansara y no diera mucho el coñazo. Como veía que tenia más reflejos, más habilidad...vamos que iba para largo, le he empezado a clavar unas agujas de estas de coser...a ver si las heridas conseguían pausarlo. El caso es que sí, se ha empezado a cansar, esta claro que esas heridas en el lomo y esa sangre cansan a cualquiera, así que antes de que muriera y cuando he visto que su agonía era la justa como para no enterarse de quién estaba cerca, he cogido un hierro afilado y ¡ZAS!, he acabado con su vida atravesándolo. Me siento muy orgulloso, me he divertido mucho. Antes de que me llaméis de todo, por favor leer: Si cambias gato por toro, en vez de un hijo de puta maltratador de animales sin sentimientos ni escrúpulos, ¿que seria?.¿Un maestro?. ¿Me sacarías a hombros? El toreo es una forma más de asesinato animal.

JAIME DEL HUERTO dijo...

Toda una sorpresa tu comentario a una simple etiqueta que, eso sí, pone de manifiesto mi postura antitaurina ante un supuesto festejo de crueldad tan evidente como son las corridas de toros. Lo curioso es que, personas de una supuesta sensibilidad hacia los derechos humanos no sean capaces de ver lo inhumano que es a su vez el recrearse con el sufrimiento de un animal de la belleza y la fuerza de un toro. Justifican su barbarie reclamando su derecho a ser respetados en sus gustos, pero olvidan que estos animales tienen un derecho mayor: el de no ser torturados y asesinados solo para saciar el ansia de sadismo de bípedos cobardes o ignorantes o interesados o...
Gracias por tus palabras y que vivan los toros...pero vivos en el campo.